¿Invertir en propiedades o invertir en la bolsa?

Cuando se piensa en invertir capital, se disponen de varios instrumentos de inversión. Dos de estos son la compra de acciones y la adquisición de una propiedad. Quizás te preguntes, ¿cuál es la mejor opción? ¿Qué tan seguro es invertir en la Bolsa de valores?

Ambas alternativas son “vasos comunicantes” para los inversores, es decir, si, por ejemplo, la bolsa tiene un periodo de alta volatilidad, el refugio natural será el mercado de propiedades (o viceversa).

Sin embargo, para rentabilizar la inversión debes examinar y contrastar las posibilidades que están asociadas al invertir en propiedades y hacerlo en la Bolsa de valores.

Ventajas de invertir en propiedades

Dentro de las personas o sociedades que compran bienes raíces, un alto porcentaje lo hace con la intención de invertir. ¿Cuáles son las principales ventajas de invertir en activos inmobiliarios?

Puedes gestionar con independencia un bien tangible

Al ser propietario -de un terreno o de una vivienda- tienes la posibilidad de tomar decisiones con total independencia, como cuándo y a cuánto arrendar; o qué tipo de remodelación efectuar, ampliación o mejoras internas.

Lo anterior te permite generar un valor agregado al bien invertido, entregándote la posibilidad de recibir un mayor retorno de la inversión.

Puedes obtener financiamiento

En la actualidad, los bancos y otras instituciones financieras te ofrecen varias herramientas que te permiten acceder a créditos hipotecarios, lo que te entrega la posibilidad de obtener el dinero necesario para financiar la compra.

¿No tienes el pie necesario para reservar la propiedad? Puedes optar por algunas alternativas, como solicitar un crédito de consumo o hacer la inversión en un proyecto en blanco o en verde que te permita pagar el pie inicial en cuotas.

Alta rentabilidad

Cuando se piensa en una inversión inmobiliaria, rentabilidad es una de las características más importantes. Aparte de una potencial plusvalía -aumento del precio de la propiedad por factores externos- que logras ante una venta a futuro, también puedes percibir dividendos estables y sostenibles al destinar la vivienda en arriendo.

De hecho, durante los primeros tres trimestres de 2019, el mercado de la renta residencial se comportó de manera dinámica, registrando importantes transacciones con rentabilidades que fluctuaron entre el 4% a 5%.

Ventajas de invertir en la bolsa

Invertir en la Bolsa de valores, es decir, en acciones de renta variable, mixta o fija, es un mecanismo que por años ha atraído a miles de personas que buscan aumentar su capital. Conoce algunas de las razones:

Genera una mayor liquidez

Uno de los beneficios de invertir en acciones es que puedes venderlas con rapidez y facilidad en el mercado de capitales a un valor adecuado. Esto, por supuesto, te entrega una mayor liquidez -capacidad de un activo de convertirse en dinero en efectivo-, recurso conveniente cuando te encuentras en una dificultad económica, por ejemplo.

Ganancias sorpresivas

Es difícil responder qué tan seguro es invertir en la Bolsa de valores porque la rentabilidad dependerá del clima social, político y económico del momento, además de las características de las acciones. No obstante, cuando el panorama para la inversión es favorable, estos instrumentos pueden ofrecer altas ganancias.

Oportunidad de diversificación

En la bolsa puedes comprar 100 acciones de una “empresa A” y otras 100 acciones de una “empresa B”, por ejemplo, -y de diferentes fondos de inversión, tipos de renta y riesgos asociados-, por lo que puedes diversificar tus ingresos.

Lo anterior te entrega un mayor margen de ganancias y la posibilidad de no perder la totalidad de la inversión cuando el mercado experimenta contracciones.

¿En qué invertir?

Entonces ¿cuál oportunidad de inversión es mejor? Eso dependerá de tus expectativas. Aunque los vaivenes de la economía local o mundial afectan a todos los sectores económicos, las oportunidades de inversión inmobiliaria son atractivas porque ofrecen mayor seguridad en tiempos de crisis -al hacer la transacción en UF está protegida contra la inflación- y son vistas como fondos estables tras la jubilación.

Por otra parte, con la inversión inmobiliaria, rentabilidad y estabilidad son dos factores que juegan a tu favor. Como ejemplo de lo anterior, un reciente estudio de Colliers International que comparó la rentabilidad promedio del mercado bursátil e inmobiliario, determinó que la renta fija proveniente de un activo inmobiliario en arriendo generó mayores dividendos que el IPSA en un período de cinco años.

 


Autor: SGi